Skip links

9 tendencias del sector Healthcare y salud digital en 2023

El sector de la salud digital está creciendo a un ritmo imparable y cada vez son más las soluciones innovadoras que pueden encontrarse en el mercado. Los dos últimos años, además, se ha producido un boom en el ámbito de la atención sanitaria y ha llegado el momento de predecir qué va a ocurrir en los próximos meses. 

Para elaborar este artículo y tener una radiografía completa acerca de las tendencias en salud digital y el sector healthcare, hemos recurrido a las predicciones de los profesionales más destacados del sector. Erika Tyburski, CEO de una potente start up de salud con sede en Atlanta, Estados Unidos, traza en un artículo para la prestigiosa revista Forbes los grandes ejes de lo que nos espera este año.

1. Cada vez más compañías de seguros cubrirán los servicios virtuales y la telemedicina.

A medida que la telemedicina se ha hecho más accesible, también ha pasado a estar cubierta con más frecuencia por las compañías de seguros. Lo que antes era una actividad ad hoc se va a incluir cada vez más en los programas de seguros para empleados. 

Como consecuencia, las propias mutuas de salud ofrecerán más servicios de telemedicina, como la atención médica virtual. 

Tyburski afirma que la telesalud también puede ser una forma mucho más económica de recibir atención, especialmente en países como Estados Unidos, en los que la implementación de un sistema público de salud es lento y costoso. 

En la primera potencia del mundo, por ejemplo, los pacientes pueden ahorrar más de 130 dólares utilizando la telesalud en comparación con la atención urgente, y hasta 2.000 dólares en comparación con las urgencias. Muchos proveedores ofrecen incluso acceso a la telemedicina 24 horas al día, 7 días a la semana.

2. Auge de la medicina preventiva: los modelos de negocio se centran en los pacientes.

Hace dos o tres generaciones, vigilar la salud significaba tratar la enfermedad de forma reactiva. Esta idea de «primero te enfermas y como consecuencia recibes un cuidado», significa que el sistema sanitario tiene que tratar los síntomas y las enfermedades cuando ya se han producido y evolucionado, creando una montaña de costes sanitarios masivos y malos resultados para los pacientes.

En los últimos años el paradigma sobre la imagen de la propia salud se está transformando, hasta el punto de que las personas están adoptando medidas proactivas para mantenerse sanas antes incluso de que una circunstancia específica de salud se convierta en un problema. 

Gracias al aumento de la propia conciencia y del autoliderazgo que cada vez más personas están ejerciendo para alcanzar su propio bienestar, la medicina preventiva es ya una tendencia clara que va a seguir creciendo en los próximos meses

Por ejemplo, utilizando dispositivos de fitness y herramientas de bienestar diario para seguir rutinas y prevenir problemas crónicos como la diabetes, los problemas circulatorios y alteraciones de la salud mental como la tristeza o la depresión.

En esta línea, cada vez más empresas ofrecen productos y servicios vinculados al desarrollo de una vida saludable, como el acceso a clases de una determinada disciplina (yoga, taichí, etc.), aplicaciones de meditación, descuentos en la inscripción o la cuota mensual de gimnasios, etc. ¿Cuál es el objetivo de estas estrategias? Efectivamente: prevenir antes que curar. 

Los wearables y las plataformas digitales de salud también proporcionan biomarcadores que indican el estado de salud de una persona, como su “índice de bienestar” y posibles alteraciones que podrían indicar alguna enfermedad. Y cómo esa información se almacena digitalmente, es fácil compartirla con proveedores y médicos para obtener un análisis de salud más completo.

3. Los avances tecnológicos de sectores inesperados permitirán a las empresas de salud digital ser más sofisticadas.

La información obtenida tras años de uso de videojuegos, realidad virtual y plataformas de gestión de wearables han proporcionado a las empresas datos increíbles sobre los usuarios, que muestran la forma en que la gente utiliza la tecnología, lo que es útil y lo que no. Esto significa que varias industrias, a priori alejadas entre ellas, pueden trabajar juntas para optimizar procesos y recursos.

Tyburski destaca en su artículo que hace cinco años existían limitaciones tanto en el hardware como en el software de los smartphones de las personas a las que se dirigían. 

Desde entonces, su equipo ha observado cómo los dispositivos móviles son cada vez más sofisticados y poseen mayores funcionalidades. Las mejoras de la cámara y tecnología evolucionada como el “modo oscuro”, la captura de imágenes panorámicas y videos con cada vez mayor resolución han transformado los móviles en potentes y poderosas herramientas que habitan nuestros bolsillos. 

Todas estas mejoras permitirán evolucionar los tests de salud digital para proporcionar información más utilizable, precisa, exacta y atractiva a los usuarios.

Para elaborar este nuevo artículo del blog de Qualud hemos recurrido también a una encuesta realizada por Jabil Healthcare en asociación con SIS Research International, para la que entrevistaron a 210 personas con responsabilidad en la toma de decisiones en empresas de salud líderes con soluciones sanitarias digitales existentes o previstas. 

El resultado de esa encuesta puede leerse en este artículo, escrito por Brad Womble, Senior Director de Strategy, Marketing y Mergers & Acquisitions en Jabil Healthcare. 

4. Los procesos normativos y las necesidades tecnológicas subyacentes son los principales retos de la salud digital.

Los retos del sector serán tendencia este año. En una de sus conclusiones más interesantes, Womble considera que para las empresas de productos sanitarios, las soluciones digitales aportan varias ventajas frente a los dispositivos tradicionales.

En primer lugar, el 41% de las empresas afirmaron que los ingresos de por vida de sus soluciones digitales son superiores a los de sus soluciones no digitales porque pueden venderse en un modelo de suscripción.

Tal y como comentábamos en la primera tendencia del sector de la salud digital para 2023, el mercado cuenta con una serie de interesantes productos de seguimiento del bienestar y la forma física que recogen, miden y analizan datos biométricos, desde la saturación de oxígeno en sangre hasta los ciclos de sueño. Estos dispositivos, a menudo una pulsera, suelen estar conectados a una aplicación que proporciona análisis, guías de entrenamiento y asesoramiento, todo ello mediante una suscripción mensual.

Esto significa que se obtienen ingresos todos los meses, no sólo cuando aparece una nueva generación de la tecnología de pulseras. Es más fácil actualizar una oferta que corresponde a un producto digital que la que se refiere a un hardware tradicional porque las actualizaciones de software pueden realizarse con sólo pulsar un botón.

Con las soluciones digitales, mientras la terapia o tratamiento principal no cambie, las tecnologías circundantes pueden actualizarse con la frecuencia necesaria, lo que significa que el dispositivo, el sistema o el software no necesitan volver a pasar por el proceso normativo.

5. La demanda de los consumidores impulsa ciclos más rápidos de desarrollo de productos sanitarios digitales.

La demanda de los consumidores impulsa cada vez más la innovación en los dispositivos sanitarios digitales, acercando el plazo de comercialización al de la electrónica de consumo. En consecuencia, el 92% afirma que las empresas sanitarias deben actuar más como empresas de tecnología de consumo y ofrecer soluciones más rápidamente.

No cabe duda de que van por buen camino. Exactamente la mitad de los encuestados tienen ahora un ciclo de desarrollo de productos de 18 meses o menos, frente al 41% de la encuesta de 2020. Aproximadamente una quinta parte (19%) afirma que su ciclo de desarrollo de soluciones sanitarias digitales es aún más corto: 12 meses o menos. Casi ninguna solución digital tarda más de 36 meses en desarrollarse, lo que pone de relieve la enorme diferencia entre estos dispositivos y sistemas y los productos farmacéuticos, cuyo desarrollo suele llevar años.

Las soluciones sanitarias digitales tienen muchos aspectos positivos. Sin embargo, la mitad de los encuestados coincidieron en que algunas de estas propuestas suelen ser frustrantes para los consumidores, desde las dificultades para conectar los dispositivos a la Wi-Fi hasta conseguir que las aplicaciones y el hardware «hablen» entre sí. Más de nueve de cada diez encuestados afirmaron que la sanidad digital debería estandarizarse para permitir la interoperabilidad entre dispositivos y dentro de plataformas de productos de varias marcas.

El objetivo de la interoperabilidad de datos en la asistencia sanitaria es construir un sistema mejorado que permita a los usuarios encontrar, comprender y actuar sobre la información cuando la necesiten, independientemente del conjunto de datos. Una verdadera interoperabilidad de datos sin fisuras requiere un espíritu de colectivismo en el que los datos se democraticen.

6. Prestaremos más atención a la creciente preocupación por los datos y la privacidad de los pacientes.

Si trabajas en el sector salud digital es muy probable que a estas alturas de la película ya hayas escuchado debates y discusiones en torno a la privacidad de los datos de los dispositivos IoT (Internet of Things). 

Tanto para los consumidores como para los fabricantes, estas preocupaciones se extienden también a los dispositivos IoMT (Internet of Medical Things).

Una encuesta de Accenture de 2021 sobre la adopción de la salud digital por parte de los consumidores reveló que el 30% de los encuestados estaría más dispuesto a utilizar la tecnología digital para gestionar su salud si tuviera más confianza en la seguridad y privacidad de los datos

En general, según Accenture, el auge de la sanidad virtual durante la pandemia de COVID-19 ha hecho que más personas reflexionen sobre sus derechos en materia de datos; casi tres cuartas partes de los encuestados (73%) afirmaron que ahora consideran que deberían tener derecho a aprobar la recopilación y el uso de su información sanitaria personal para cualquier fin más allá del tratamiento.

En Norteamérica y Europa existe una preocupación especial en torno a la privacidad, la seguridad y los datos de los consumidores. Los dispositivos que recopilan más datos de los pacientes (wearables, dispositivos corporales y de monitorización de pacientes) son los que más preocupan a los usuarios.

7. Los fabricantes de dispositivos médicos recurrirán a socios externos para obtener soluciones de salud digital.

Recurrir a expertos externos es una de las formas más eficaces de resolver los retos dentro de su ecosistema de soluciones. Los socios ayudan a identificar las tendencias del mercado, lo que puede determinar los ciclos de vida de los productos y los posibles rediseños. Fomentar la colaboración con sectores ajenos al propio es una estrategia vital para sortear los inevitables cambios e interrupciones

Pocos encuestados afirmaron que no necesitarían ayuda externa, lo que indica que las empresas sanitarias han reconocido que los socios pueden ayudar a gestionar el riesgo, resolver retos y aportar conocimientos especializados que tradicionalmente no se encuentran en el espacio sanitario.

Aproximadamente la mitad de los encuestados afirmaron que los problemas de IoT y conectividad, además de la interoperabilidad, son las principales preocupaciones para cuya resolución necesitarán el apoyo de socios. A continuación, el 40% y el 37% de las empresas, respectivamente, afirmaron que los retos relacionados con la regulación, las certificaciones y las aprobaciones, así como la captura de datos, la seguridad y el análisis, requerirán experiencia externa. Según el 63% de los encuestados, las capacidades tecnológicas que aportan los socios fabricantes ayudarán a las empresas a ofrecer soluciones sanitarias.

La sanidad es otro sector que se enfrenta actualmente a la escasez de chips, semiconductores y otros componentes electrónicos necesarios para las soluciones sanitarias digitales. Los socios que conocen bien estas cadenas de suministro pueden ayudar a las empresas sanitarias a superar estos retos nuevos y sin precedentes a medida que se adentran en el espacio del IoT. La mitad de los encuestados afirmaron, según confirma Brad Womble, que los socios fabricantes podrían ayudarles a navegar por el cambiante panorama tecnológico, normativo y de proveedores.

Otra capacidad importante que los fabricantes de equipos originales deberían contratar es la ingeniería de mantenimiento, es decir, el soporte técnico de un producto desde el momento en que entra en fabricación hasta que se retira. Es una forma de aprovechar el impulso futuro en la fase final del ciclo de vida de un producto para garantizar que su relevancia se optimice en un campo competitivo y repleto de competidores.

Parte de la intensidad de la competencia en este panorama está impulsada por la entrada de nuevos actores, incluidas las grandes tecnológicas, en el espacio de la sanidad digital. A pesar de este enfoque en la tecnología, la encuesta de Jabil Healthcare reveló que las empresas que dan prioridad a la atención sanitaria siguen liderando el camino.

8. Prosigue la transformación digital gracias a la modernización de sistemas y la progresiva implementación de la “nube”.

En su artículo Nine Digital Health Trends the C-Suite Should Watch, FTI Consulting resalta algunas de las consideraciones que los profesionales de la salud digital deberán tener en cuenta en los próximos meses.

Básicamente, porque afectan a organizaciones concretas de diferentes maneras: requieren una priorización estratégica y la asignación constante de recursos. El calendario es y será siempre un gran reto debido al frenético ritmo de crecimiento de la tecnología y en ese almanaque deberá siempre considerarse la transformación digital de las organizaciones. 

Para las organizaciones sanitarias, la transformación digital puede aportar varias ventajas a escala empresarial. Cuando se realiza correctamente, puede ayudar a impulsar la experiencia del paciente, potenciar la innovación, aumentar la flexibilidad y la velocidad, reducir los costes operativos y mejorar la toma de decisiones basada en datos.

Una transformación digital eficaz requiere coordinación y dependerá de los requisitos de modernización de infraestructuras, plataformas, aplicaciones y procesos empresariales, así como de los avances en la nube y las tecnologías relacionadas.

9. Más algoritmos predictivos y prescriptivos (IA/ML) y RPA.

Los avances tecnológicos en inteligencia artificial (IA) y aprendizaje automático (AM) han permitido a las organizaciones sanitarias identificar necesidades y soluciones más rápidamente y con mayor precisión, utilizando patrones de datos para tomar decisiones médicas o empresariales informadas con rapidez. 

La implantación de soluciones de IA/ML mejora la atención preventiva a los pacientes al aprovechar grandes cantidades de datos procedentes de fuentes de información dispares para conocer los diagnósticos históricos y los planes de tratamiento de una población de pacientes, lo que conduce a ofrecerles mejores resultados. 

La automatización robótica de procesos (RPA de sus siglas en inglés) permite automatizar procesos funcionales claramente identificados y flujos de trabajo documentados, proporcionando una mayor precisión y velocidad de rendimiento y minimizando el nivel de trabajo manual que necesita una organización.

El análisis clínico predictivo y prescriptivo desempeñará un papel cada vez más importante en la evolución de la prestación de asistencia sanitaria desde el volumen (pago por servicio) al valor. 

El éxito del rediseño del sistema de prestación de cuidados crónicos exige centrarse en la prevención secundaria (detección e intervención tempranas) y terciaria (tratamiento de la enfermedad establecida para evitar su deterioro), así como en colmar las lagunas asistenciales, gestionar las transiciones asistenciales (por ejemplo, del hospital al domicilio), tratar los problemas de salud conductual, facilitar la autogestión y, en su caso, ofrecer cuidados paliativos. También se están desarrollando aplicaciones de diagnóstico que utilizan el aprendizaje automático en radiología, por ejemplo, o la detección de accidentes cerebrovasculares mediante tomografía computarizada.

Los casos de uso operativo incluyen la gestión de la cadena de suministro y la gestión de instalaciones, materiales e inventarios, más concretamente, la previsión de la demanda, la evaluación del rendimiento, el despliegue de previsiones prescriptivas, la garantía de la precisión de las previsiones y la optimización de los inventarios, así como la reducción de la falta de existencias.

¿Quieres añadir una tendencia Healthcare y de salud digital para 2023 que no hayamos tenido en cuenta? Puedes dejar tus comentarios en nuestra página de LinkedIn y nuestra cuenta de Twitter, así como escribirnos a un correo electrónico a hola@qualud.com.

Leave a comment

Inicio
Desliza